Sin categoría

#Streetfood en Madrid YA!

ST

Piensa en uno de tus platos de tapeo favoritos, por ejemplo, una croqueta. Una buena croqueta en un buen bar o restaurante sabe de maravilla: ¿puedes imaginarte cómo sabría en tu rincón favorito de la ciudad?, ¿recostado en un banco al solecito?, ¿o quizás de camino al curro, cual neoyorquino con su expresso? La respuesta es sí y no. Sí, porque si tienes muchas ganas podrías cocinar croquetas en tu casa y comerlas en la calle. No, porque no puedes hacer lo más sencillo: comprarlas allí mismo recién hechas, en un puesto callejero como los de los perritos calientes de las películas americanas.

No puedes porque en nuestra ciudad la street food (una concepto que arrasa en Asia, América e incluso en otros países europeos) no existe. Vale, todos hemos visto algún que otro carrito de helados, churros o castañas en la calle, pero ahí se acaba la cosa. Si has estado en Asia, por ejemplo, sabrás que los puestos de cocina callejera son mucho más que una anécdota: forman parte del paisaje urbano y del alma de su cultura.

Si, como nosotros, eres un foodie declarado, sabrás que últimamente, son unos cuantos los chefs que han saltado al rescate de este concepto olvidado en nuestro país, y que apuesta por una cocina desenfadada, popular y con alma callejera (David Muñoz, estrella michelín, reivindica la street food asiática en su barra del StreetXO, al igual que los chicos del Nakeima -local que arrasa en Madrid-). Y si está de moda, te preguntarás, ¿por qué seguimos sin ver carritos en las calles?

En España, y muy concretamente en Madrid, el espacio público lleva años siendo arrebatado a sus ciudadanos. Y la gastronomía no podía librarse: las instituciones han impedido que se desarrolle una cultura gastronómica callejera y popular conectada con los gustos y necesidades reales de las personas y que beba de la tradición de un país que siempre ha disfrutado de su ocio en las calles y plazas y en el que nació un concepto tan informal y callejero como el de la tapa.

Por todos estos motivos, hemos decidido crear una asociación que promueva la street food en nuestra ciudad y que ejerza presión en los gobernantes para que modifiquen las normas que nos impiden disfrutar del espacio público como punto de encuentro gastronómico. Queremos reconquistar el espacio común para convertirlo en un lugar de vida, interacción social y disfrute de una gastronomía más sencilla, informal, popular y asequible. Reconectar la cocina española con su territorio. Crear espacios comunes en los que converjan productores, cocineros, consumidores y ciudadanos. Apostar por una cocina de kilómetro cero basada en productos locales.

¿Quiénes somos? Gente como tú: un grupo de cocineros (Fédor QuijadaMenuda Vida), abogados (Food law strategies), arquitectos (PezStudio), foodies (Eat and love) y, en definitiva, vecinos de Madrid. Sí, como nosotros, quieres street food en Madrid (y en España) YA, te invitamos a que mañana sábado conozcas nuestra iniciativa en un marco muy especial: el proyecto de laboratorio gastronómico Foodlab en Medialab Prado coordinado por David Rodríguez, un lugar de innovación, creación y cultura colaborativa en el que desarrollaremos muchas de nuestras actividades y que mañana celebra su aniversario con el Festilab. Nos encontrarás durante todo el día en el patio del Medialab realizando nuestra primera acción de promoción de la street food en Madrid. Reivindicaremos otra manera de entender la gastronomía, otra manera utilizar los espacios comunes, otra manera de entender la vida. Si quieres conocernos, apoyar nuestro movimiento y sorprenderte, este sábado ven a la Serrería Belga a partir de las 13:00. ¡Te esperamos!

Anuncios

Emprendedores ciudadanos

logo

El día 27 de febrero de 2014 la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid, aprobó el proyecto inicial de la Ordenanza de dinamización de actividades comerciales en dominio público. El anuncio de su aprobación fue publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid del 6 de marzo de 2014, abriéndose un plazo de alegaciones que durará hasta el día 5 de abril de 2014. El grupo Street Food Madrid, a través la recién firmada Asociación Street Food Madrid presentará, el próximo jueves día 3 de abril de 2014, las alegaciones oportunas para la defensa e impulso de la gastronomía callejera en la ciudad de Madrid.

Es de reconocer que el principal interés del gobierno de la ciudad de Madrid es aquel que el mismo proyecto establece en su artículo 2 , esto es el fomento y la “adopción de las medidas fiscales y administrativas dirigidas a facilitar e incentivar la cooperación público-privada para la consolidación de la ciudad como centro de actividad económica y destino turístico”. Plantea así a través del proyecto una serie de medidas que, si bien suponen un paso hacia delante, creemos olvidan asuntos de extremada importancia. Pretende el ayuntamiento establecer una prioriodad en el fomento de la actividad económica y de destino turístico, y olvida una de las más fuertes tendencias gastronómicas en el contexto internacional. Pretende poner a Madrid la bandera de ser una ciudad con un objetivo gastronómico que ofrecer a turistas y visitantes, y plantea hoy una regulación que queda por detrás de todos nuestros vecinos europeos en permisibilidad y lógica regulación del ofrecimiento de gastronomía en la vía pública. Esto, que supone un absoluto detrimento de la libre competitividad empresarial, nos parece un inadmisible error.

El hecho de que las más grandes y cosmopolita ciudades (como Berlín, Londres, París o Nueva York) hayan tomado por bandera la tendencia de una regulada pero viable Street Food, que en poco tiempo, y llegada la modernización, se ha convertido en un auténtico movimiento emprendedor social y empresarial, que acepta y toma por propia la sostenibilidad del sistema alimentario y una nueva manera de entender la alimentación, la gastronomía y la vía pública, significa que es posible hacerlo bajo las más estrictas regulaciones higiénico-sanitarias alimentarias del contexto internacional. Así, no solo es posible hacerlo también en Madrid, si no que es conveniente hacerlo incluso mejor, porque podemos hacerlo. Resulta necesario permitir que Madrid se abra a este movimiento internacional.

Movimiento que puede suponer la creación de una nueva casta de emprendedores sociales y empresariales, de innovaciones que ya existen y que no pueden ser puestas en práctica, de iniciativas ciudadanas y de negocio que ya se están moviendo y que, de no ser tomados en pronta consideración, volverán, una vez más, a ser olvidados y aventajados por aquellos otros emprendedores europeos para los que en sus países de origen se ha fomentado una nueva e inteligente manera de entender las relaciones empresariales alimentarias en la ciudad, permitiendo y apoyando el ofrecimiento de una gastronomía de calidad en la misma vía pública. Lugar de la gente. Elemento que la hace única y accesible.

Es por todo ello que se ha creado la Asociación Street Food Madrid. Y es por todo ello que presentaremos nuestras alegaciones a ese proyecto de Ordenanza.

Grupo de trabajo sobre Gastronomía Callejera

Boat_Mag_street_food

El grupo de trabajo se gestiona a través de las redes sociales y en encuentros abiertos a todos los interesados que se realizan en el MediaLab Madrid.

Los motivos que nos llevan a trabajar en este proyecto piloto para llevar la cocina a la calle en la ciudad de Madrid son muy diversos. Entre ellos destacamos los siguientes:

  • Turismo: La comida en la calle es un atractivo para los visitantes de nuestra ciudad y refuerza, como hemos visto ante iniciativas similares en otras ciudades del mundo como Berlín, Estambul o Nueva York, la marca Madrid.
  • Innovación : España es reconocida mundialmente por la innovación gastronómica, y llevar la comida a la calle, también supone el desarrollar novedosas ideas que permitan mostrar esa innovación.
  • Economía: Unir productores y cocineros en esta nueva estrategia supone una vía alternativa de complemento a la renta y de financiación.
  • Patrimonio cultural: La comida en la calle supone recuperar el patrimonio cultural mediterráneo y madrileño por antonomasia.
  • Medio ambiente y salud: Apostar por el producto cercano y por cocinarlo de forma deliciosa, son apuestas medioambientales y de salud para los ciudadanos madrileños.

Cocinar en la calle o vender comida en la calle es una actividad relegada en España únicamente a momentos festivos en cada época del año, dependiendo del municipio del que se trate. Sin embargo, en ciudades como Madrid, la venta de platos preparados como bocadillos es algo habitual en las zonas de bares del centro de la ciudad, pese a que a vistas de la legislación actual serían completamente ilegales.

Esto demuestra una necesidad, una demanda, que grupos no regulados atienden con una oferta.

Sobre la normativa actual se trata de la ordenanza del ayuntamiento de Madrid sobre venta ambulante, que prohibe expresamente esta actividad sobre vehículos itinerantes. Salvo en denominados: ”Puesto fijos temporales o de temporada”: churreros, castañas, mercadillos (de alimentación, ropa, calzado, etc.).

Ante esta situación el grupo de trabajo plantea un Proyecto piloto de Cocina en la Calle, con el objetivo de divulgar, crear y desarrollar los valores de la Street Food, para presentar a instituciones y al propio ayuntamiento.